Edén interrumpido

por amoyag el 16/06/2012

Lo que me causa terror son las escenas cotidianas. Desde que era pequeño he sentido miedo por las cosas que podían pasar, mucho más que por seres fantásticos, como vampiros, demonios, muertos, etc. Norman Bates me asusta más que toda la colección de chupasangres y espíritus. Por eso esta historia corta de Carlos Sisí sobre cómo cambia la vida del pobre Daniel me ha causado pánico. He descendido con él por la espiral que ha mandado su vida al cuerno, por algo que le podría pasar a cualquiera.

En una entrevista, Carlos declaraba “Decidí intentar evocar el terror sin añadir ningún elemento sobrenatural. La historia de Daniel podría ocurrirle a cualquiera, y de hecho, aunque no entraré en detalles, diría que el 90% de esta historia es auténtica”.

La mejor sensación que me ha dado la novela es la de la reflexión. La reflexión sobre causas y efectos, todos los efectos tienen causas pero siempre juzgamos aquellos sin conocer estas. Cometemos profundas y dolorosas injusticias cada vez que juzgamos el comportamiento de alguien sin saber qué le condujo a hacer lo que hizo, a estar donde está.

Los comentarios están cerrados.